Los proyectos socioculturales como práctica educativa desde la Fundación Nicolás Guillén

La Fundación Nicolás Guillén, organización cultural constituida en julio de 1991, posee una estructura de alcance nacional, cuenta con una Filial en Las Tunas (FFNG) desde el año 2004. Tiene como misión la defensa de la soberanía y la integridad cultural cubana, principio fundamental del pensamiento del Poeta Nacional, y entre sus objetivos está promover valores de identidad cultural, así como estimular la realización de proyectos y acciones de carácter sociocultural comunitario que propicien la equidad y contribuyan a la formación de valores éticos y estéticos en los ciudadanos.

Desde sus inicios, la Fundación Nicolás Guillén se propuso profundizar y extender su actuación encaminada a la formación de valores y la eliminación de prejuicios de diversa índole, sostener acciones de educación artística en los proyectos socioculturales en busca del mejoramiento de la vida espiritual y material de las comunidades en que actúa y en general de la sociedad.

La gestión de proyectos socioculturales desempeña un papel trascendental en la concreción de las políticas culturales. Estos pueden asumir el compromiso de acometer procederes de formación del valor de identidad cultural, asociado a las mismas prácticas, en dirección con el desarrollo de los conocimientos y habilidades, donde el sistema institucional y organizaciones de la cultura forman parte de este entramado de relaciones sociales.

La Filial de la Fundación Nicolás Guillén en Las Tunas mantiene de manera sistémica y sistemática una programación cultural. Para desarrollar este programa se trabaja a partir de propósitos concretos coordinados por sus miembros y colaboradores: artistas, escritores, académicos, promotores culturales e investigadores, convertidos en participantes y protagonistas de las acciones que realizan con niños, adolescentes y jóvenes, en coherencia con el Tercer Perfeccionamiento que experimenta el Ministerio de Educación.

Dicha programación se materializa con el desarrollo de proyectos socioculturales que, a través de talleres didácticos de apreciación y creación artística y literaria, desde la dimensión educativa que proyecta la cultura, promueve acciones como: fomentar el hábito por la lectura, desarrollar sentimientos de equidad, solidaridad, respeto y patriotismo, identificación del valor de identidad cultural y motivación por la historia local.

Las principales prácticas de los proyectos socioculturales pueden resumirse en: conocimiento de la vida y obra de escritores cubanos y de la localidad, atendiendo a los valores éticos y estéticos donde pueden aprehender y aprender sobre la literatura, haciendo énfasis en la lectura como herramienta del desarrollo intelectual; narraciones orales, difundir el gusto por el cine, transmitir didácticamente mediante el títere como recurso herramientas del teatro que permiten una buena dicción y comprensión de la realidad.

En ellos se revitalizan los valores de identidad caribeña, donde las nuevas generaciones quedan identificadas con raíces auténticas de la cultura cubana; se ubican las artes plásticas a nivel cubano y universal; y se realiza un acercamiento a los bailes que forman parte del folclor cubano. La obra poética de Nicolás Guillén recibe un tratamiento especial en busca de la igualdad social, niños con discapacidades son preparados con juegos participativos, obras teatrales y el trabajo coral, lo que favorece la inclusión. 

IX edición de la Fiesta de Raíces y Tradiciones

Se fomenta el repentismo y las diversas variantes del punto cubano; se estimula la apreciación de las manualidades, para con su creatividad sean capaces de confeccionar objetos artesanales y de manera interactiva muestra la Historia de Cuba, especialmente de la localidad.

Es de destacar la colaboración de un grupo de investigadores de diferentes instituciones de la educación y la cultura en la provincia que, desde disímiles perspectivas, indagan la temática identitaria. A través de los proyectos socioculturales, la Filial de la Fundación Nicolás Guillén en Las Tunas ha consolidado un sistema de programación en la defensa de auténticos valores de identidad cultural.

Niños del proyecto Del Caribe soy y a Manatí vengo

En La Filial existe un convenio de colaboración vigente firmado por el Presidente de la FNG y la Dirección Provincial de Cultura en el año 2015, que hace realidad el sistema de relaciones entre las instituciones de la cultura, por considerarlo imprescindible para el desarrollo cultural de la organización en el territorio, en lo relacionado a la aplicación la Política Cultural.

En estos acuerdos se reconoce la importante contribución que la cultura puede significar para el mejoramiento de la vida espiritual y material de la sociedad en general y en especial de los niños, adolescentes, jóvenes y personas de la tercera edad; la trascendencia del legado literario y el ejemplo vital de Nicolás Guillén para la cultura cubana y el logro de los más elevados propósitos de la nación.

Desde la firma de este convenio, la Filial de la Fundación en la provincia desarrolla proyectos socioculturales, localizados en los municipios de Las Tunas, Manatí y Jobabo. La puesta en marcha de estos proyectos, ha contado con el apoyo de los gobiernos locales, las direcciones municipales y provinciales de cultura, educación, la Universidad de Las Tunas y la Uneac entre otros.

Aunque con características singulares, en correspondencia con las peculiaridades de los proyectos y de las comunidades en que actúan, estos tienen rasgos comunes. Entre esas particularidades se circunscriben:

– En todos los casos, el objetivo fundamental ha sido el mejoramiento de la calidad de la vida espiritual y material de la comunidad, mediante el acceso de sus beneficiarios directos, especialmente niños, adolescentes, jóvenes y personas de la tercera edad, a la educación artística y cultural y las consiguientes transformaciones que ello puede propiciar en sus intereses, sus sistemas de valores, sus conductas y sus relaciones interpersonales.

– El desarrollo se ha caracterizado por la realización de talleres de las diversas manifestaciones artísticas, que son el modo principal de actuación de los proyectos.

– Los talleres han sesionado con una frecuencia semestral, en correspondencia aproximada con la organización del curso escolar de las diferentes, enseñanzas. Han incluido las siguientes manifestaciones artísticas: Música, Danza, Literatura, Artes Plásticas, Artes Escénicas y Artes Audiovisuales. Además, se imparten talleres de manualidades y modelaje, en los que tienen una participación mayoritaria niños y las personas de la tercera edad.

–         Aunque los talleres se han concebido con carácter semestral para propiciar un mayor número de participantes, muchos talleristas continúan y son atendidos por los coordinadores de manera diferenciada.

–           La voluntad de entender la cultura como centro del desarrollo, que incluye la cultura científica y tecnológica, la concepción de los proyectos contempla acciones dirigidas a la educación ambiental y acciones de educación para la salud.

–           La participación de la comunidad donde se actúa en la gestión de los proyectos, conjuntamente con los representantes de la Fundación, involucra a los diversos actores sociales, entre los que se incluyen: intelectuales, académicos, miembros de la Uneac, la Universidad de Las Tunas, instituciones educacionales, etc.

La ejecución de los proyectos socioculturales educativos ha permitido mejorar la calidad de la vida espiritual y material y elevar el nivel educacional en las comunidades donde se actúa. Se ha posibilitado el acceso a la educación artística a más de 500 niños, adolescentes y jóvenes desde 2010, cuando comienza esta experiencia en Las Tunas, aunque a partir de 2015 se firman los convenios y se ha extendido a personas que se interesan por la misma como padres, familiares, maestros entre otros. Los niños, adolescentes y jóvenes han incorporado valores éticos y estéticos, como resultado de los cuales se producen mejoramientos significativos en su conducta y en sus relaciones interpersonales, apreciándose la presencia de mayor corrección, afabilidad y solidaridad en el trato que se dispensan mutuamente y hacia sus padres, maestros y vecinos.

Incorporan el valor de identidad cultural mostrándose en: respeto a las manifestaciones culturales, el conocimiento e identificación con el patrimonio cultural nacional, la idiosincrasia, las costumbres, la música, los cantos, los bailes, los juegos tradicionales infantiles, el arte, el cuidado y la conservación de la lengua materna; el respeto y la admiración a las tradiciones patrióticas, expresadas en el rechazo a la opresión, a la dependencia y a las diferentes formas de discriminación y a la injusticia social; el respeto hacia los símbolos nacionales, su uso correcto, las formas de rendirles homenaje, preservarlos y defenderlos como un deber social.

Esa ampliación de los intereses se ha constatado en los padres, que incorporan en sus preocupaciones y en el lenguaje aspectos relacionados con la enseñanza artística de la que participan sus hijos. A ello se suma la satisfacción que expresan por los beneficios que reciben sus hijos. Debe agregarse también la tranquilidad que experimentan por el empleo útil del tiempo libre de los niños.

Para varios de los niños, adolescentes y jóvenes que han participado en los talleres, significa el inicio de una verdadera formación artística donde se incluye la habilidad de la apreciación. Algunos pueden continuar luego estudios en escuelas de arte, principalmente en las especialidades de música, danza, ballet, teatro. Otros han expresado verdadero talento literario y han recibido premios y reconocimientos, incluso en concursos de carácter internacional.

Los alumnos incorporan nuevas palabras al lenguaje, mejoran en la lectura, la ortografía, aumentan conocimientos relacionados esencialmente con la cultura y la historia, los más aventajados participan regularmente en las actividades recreativas y culturales que se organizan para las escuelas y comunidades donde interactúan. De igual modo existen convenios de colaboración conjunta entre las instituciones educativas donde se desarrollan los proyectos y la Filial.

Deja una respuesta