Abrazarte largo y otros poemas

Miguel Lorente Acosta (España, 1962). Profesor Titular de Medicina Legal en la Universidad de Granada. Médico Forense. Especialista en Medicina Legal y Forense. Máster en Bioética y Derecho. Actualmente es uno de los expertos internacionales más reconocidos en el tema de violencia de género.

Abrazarte largo

Esta noche mi recuerdo se agarra
a aquella soledad tuya
que no conocí.
A la niña confiada en el sueño
amenazado por la noche, al silencio
roto por la luz encendida
que huyó hacia la oscuridad y
no pudo volver.
 
Hoy pienso en la niña
que aún espera aquel amanecer imposible
agarrada a la almohada…
 
Y quiero abrazarla, abrazarte largo,
como si pudiera protegerte de algo
que yo sólo imagino, como si los miedos que me siguen
fueran aquellos,
como si el futuro no hubiera empezado también
aquella noche
 
y yo no fuera parte del pasado.

Aquel primer día

Nada ha cambiado tanto
como para ser distinto,
ni las ideas de entonces
ni los sueños de ahora.
Los días han ido cediendo
por el curso del tiempo
hasta dejar atrás
aquella primera vez,
pero no lo han conseguido.
Todo fluye menos tú,
que permaneces más allá del tiempo
y la ausencia,
que marchas con los días y
regresas cada noche,
que eres realidad a veces y
verdad casi nunca…
 
Todo está como aquel primer día,
la sorpresa intacta, las palabras dudan,
el tiempo se pierde entre los días…
                pero ahora sé que tú no eras tú.
 
Ya no te busco, aún espero…
                Justo como cuando te encontré
aquel primer día.

La habitación de la distancia

(Entre flores y poemas)

A veces, las nubes, o la tarde,
o la luz,
también se asoman a la ventana
y me ven abrazado a los poemas
que leo o escribo,
como el niño atrapado por los deberes
en su habitación.
 
Otras veces, la luz, las nubes o la tarde,
se asoman a tu ventana y te ven
mientras cuidas las flores amarillas
de tu huerto de estrellas
antes de que la noche las encienda.
 
Y por un momento la tarde, con esa luz
y bajo las mismas nubes,
entre flores y poemas,
nos unen en la habitación de la distancia.

Deja una respuesta