Educación en Cuba

Prólogo al libro Educación en Cuba. Experiencias y criterios desde las Ciencias Sociales

La razón ha de servir sin que la servidumbre sea su oficio, el compromiso será sustento en la medida en que la crítica oriente sus pasos; y la escritura, esa será siempre soberana para hacer de la palabra un motivo de diálogo, participación y cambio.
Cuando el Dr. Reynaldo Jiménez Guethón, un gigante escondido en la piel de un ser humano común, se acercó para comunicarme la solicitud de prologar un nuevo libro de la prolífica huerta intelectual de FLACSO-UH, además del inmenso honor que ello entrañaba, suponía un reto mayor aún: estar a la altura de semejante reconocimiento. Ello hizo difícil encarar la tarea, pero a la relevancia de esa prestigiosa institución y a la hondura profesional y ética de su personal, se les honra únicamente con el cumplimiento del deber.
Así comenzó la lectura del volumen en cuestión, cobijada en la incertidumbre de un período inédito para las generaciones actuales, cuya complejidad se extiende más allá de lo imaginable. Y esta fue mi primera interrogante: ¿Cómo es posible que, en tiempos tan insólitos y bajo la hegemonía de una pandemia que ha convertido a nuestro mundo en un extraño, alguien pretenda hacer examen de la Educación, desde la pluralidad cosmovisiva de las ciencias sociales? La respuesta no se hizo esperar: ante lo extraño, claridad; frente a lo complejo, precisión; y el mejor remedio contra el estatismo es avanzar. Esa fue la primera sacudida que me provocó este libro ejemplar.
Así entro en la vastedad temática de los capítulos, lo hago desde la brújula de las Ciencias de la Educación y ahí llegó mi segundo estremecimiento: ¿Sobre qué criterios integrar una diversidad tan evidente de perspectivas de análisis, sin que se pierda el hilo conductor de su esbozo? Esta vez la lectura resolvió mi dilema: se trata de un abordaje interdisciplinario de la educación como hecho social, donde encuentran voz actores, procesos, instituciones y la sociedad en general; sin deleznar antecedentes ni lastrar avances futuros. Un libro escrito desde la humildad,
de quienes se saben hacedores de inquietudes, quebrantadores de falsos ídolos y exorcistas de viejos y nuevos demonios.
Los libros son tan disímiles como el espíritu de sus cultores: unos informan y esclarecen, otros movilizan y transforman; y algunos desbrozan el camino para la continuidad. Este es un texto raro, hace las tres cosas y creo que la clave de semejante logro estriba en el propio sentido de su convocatoria. Es un ejemplar previsto desde su génesis para recorrer con sentido crítico, compromiso intelectual y militancia política las raíces, el devenir y el futuro de la educación en su multidimensionalidad, con especial énfasis en su contextualización en los escenarios actuales y perspectivos
de la realidad cubana.
Esa sola es una cualidad suficiente para que la obra merezca divulgación expedita y todo el apoyo comunicacional que se le pueda ofrecer, pero —aunque ello parezca una exaltación, realmente merecida— su influjo va más allá del merecimiento. Su verdadero alcance radica en la funcionalidad que ofrece para explicar, comprender y transformar la
realidad educativa contemporánea, desde la triada relacional: procesual, sociocultural y ambiental. Pocos materiales como este, recorren científicamente la diversidad fenoménica de la educación desde la postura de un diálogo interdisciplinario que no se anuncia, pero se materializa. Este es un mérito indiscutible de su contenido.
Algunos de los que lean estas páginas pensarán, y creo justo que lo hagan ¿será realmente objetiva la visión de quien prologa, o lo mueve un sentimiento de cariño y afectos, más propicios para la poesía que para el examen riguroso de la prosa científica? A aquellos que así piensen les respondería, con la humildad de los que no se cansan de aprender y se empeñan en enseñar aprendiendo, lean ustedes el libro y al concluir podrán avistar tres realidades: la educación es más de lo que creemos, la educación universal va más allá de lo que declaramos, y la educación cubana es mucho más prolija de lo que divulgamos.
Súmese a ello que tales proyecciones no se concretan desde la sumisión intelectual, ni se afincan en los miedos comunes de generar visiones contrarias al punto de vista oficial. La vertebración de la obra responde a estrategias coherentes de investigación, más comprometidas con el deber ser que con el ser de los problemas en análisis, eso constituye un valor agregado de las páginas que conforman el ejemplar, llamado a convertirse en material de estudio y materia prima intelectual para futuras incursiones en el tema objeto de estudio.
Un aspecto que creo importante destacar en el sentido promisorio de la utilidad del libro que se presenta, es el relacionado con su potencial papel en la formación de los actores que a futuro protagonizarán el rol educativo desde la profesión, la ciencia y la dirección política. En este contexto la formación de pregrado, la educación posgraduada, la extensión e interacción socioeducativa y la investigación científica, cuentan desde ya con un material de rigor para acometer sus incursiones en el campo de la educación y su diversidad contextual, desde la orientación y regulación de las dinámicas de sus procesos sustantivos, hasta el trazado de políticas y la toma de decisiones.


Luego de estas consideraciones iniciales es menester dedicar parte de esta apretada síntesis a la realización de una presentación sucinta de la obra. Se trata de una compilación de veintidós trabajos de autores con una sólida trayectoria académica en los temas que presentan. Esto es un aspecto curioso del libro por dos razones: por la feliz combinación de autores jóvenes con un importante acervo intelectual y científico, en torno a sus áreas de incursión, y figuras consagradas de la academia, cuestión que le da a la obra una mirada equilibrada y justa entre las raíces, la actualidad y el porvenir de la educación cubana y universal; y por la significación que tiene esta concurrencia intergeneracional para asegurar lo trascendente y transformar lo requerido.
El libro Educación en Cuba. Criterios y experiencias desde las ciencias sociales, celosamente estructurado por las sabias manos de los doctores Reynaldo Miguel Jiménez Guethón y Enrique Verdecia Carballo, cuenta con la participación de treinta y cinco importantes autores, reconocidos por sus resultados científicos en los tópicos desplegados, que supieron responder a la convocatoria de FLACSO-Cuba, no solo aportando materiales relevantes, sino haciéndolo desde una plataforma común de análisis, lo que le da al libro una organicidad meritoria, en consecuencia con la
asunción de la educación como ámbito de intelección común.
La obra, en consonancia con el adagio martiano de que la razón no triunfa sin la poesía, inicia con la presencia lírica de Yamir Palmero Abstengo, cuyos versos recrean la realidad y desafíos de la educación cubana.
Muy a tono con el perfil de los temas que se desarrollan en el libro, la profesora e investigadora Teresa Torres Miranda, aborda —desde una perspectiva histórica— el tópico de la formación del profesional de la educación en Cuba, en las complejidades de los primeros años de la Revolución (1959-1977). En tal sentido somete a análisis el desarrollo de
la formación de maestros en los primeros años de la Revolución, a partir de la sinergia entre las circunstancias históricas, los requerimientos contextuales y las demandas institucionales. Todo ello visto desde la óptica
de testimoniantes claves, análisis documentales y estudios asociados, que de conjunto ofrecen una visión integral del rubro.
La docente e investigadora Geydis Elena Fundora Nevot brinda un análisis crítico de las transformaciones socioeducativas resultantes del proceso de actualización del modelo de desarrollo cubano y sus implicaciones
en el ámbito de la equidad. Como aspecto a destacar, el estudio sustenta su validez en la sistematización de más de 300 estudios cubanos entre 2008 y 2018, en el marco del proyecto Políticas sociales participativas: claves para la equidad y la sostenibilidad, perteneciente al Programa Nacional de Ciencia y Técnica Sociedad Cubana.
El autor Dayron Roque Lazo, con el sugerente título: Esta es la nueva escuela, esta es la nueva casa…, ofrece un panorama esclarecedor del desarrollo de la educación revolucionaria en Cuba y de los retos que dicho devenir afronta en la contemporaneidad, con la mirada en un futuro fiel a las esencias del proyecto social cubano.
Los autores Reynaldo Miguel Jiménez, Enrique Verdecia, Tania Caram, Marcelino Roberto Almaguer, Reynaldo Miguel, Lino Borroto y Yiglén Salazar presentan un estudio de la educación secundaria básica en Cuba y sus nuevas perspectivas curriculares. El trabajo ofrece, con datos esclarecedores, el papel fundamental de la dirección y el gobierno revolucionario en el desarrollo del sistema educativo cubano en general, y de la enseñanza secundaria
en particular. Realiza un recorrido histórico por las etapas de su devenir y abunda significativamente en los indicadores de desarrollo, actualidad, desafíos y requerimientos perspectivos de este nivel de enseñanza.
Antonio Herrada Hidalgo y Luisa Íñiguez Rojas despliegan un meritorio e interesante acercamiento al estado actual de la cobertura docente a la educación artística de niños y adolescentes en La Habana. En este ámbito realizan un bosquejo del desarrollo del tópico a nivel nacional, abundan en sus peculiaridades, regularidades, alcances y limitaciones, y analizan los factores incidentes en el déficit de instructores en las escuelas de la provincia La Habana, con los consabidos riesgos sociales, culturales y educativos que tal situación entraña.
La autora Ileana Nuñez Morales pone sus miras en el estudio de la vulnerabilidad social en la infancia y la adolescencia en Cuba, con énfasis en las oportunidades y retos de los espacios educativos y comunitarios para su atención. Al respecto valora los retos y oportunidades de los espacios educativos y comunitarios para la atención a niños, niñas y adolescentes en condición de vulnerabilidad social, focalizados en un estudio desarrollado en un Consejo Popular del municipio Cárdenas, Matanzas, durante el período 2017-2019.
El profesor e investigador Marcelino Roberto Almaguer Guerrero, presenta un interesante y necesario estudio acerca de la educación especial en Cuba. En el mismo se demuestra el vertiginoso desarrollo del área a escala global, regional y nacional, los cambios en sus concepciones y el impacto de esta realidad en el desarrollo de esta enseñanza en el país.
Juan Carlos Osorio Remedios y Ana Ivis Ricardo Fernández nos ofrecen sus experiencias en la formación integral estudiantil, a partir de la integración de la enseñanza basada en proyectos, la educación popular y la orientación educativa, en el contexto del Centro Universitario Municipal de Banes, en la provincia de Holguín.
Anette María Jiménez Marata aborda el tema de la escritura científica en las ciencias sociales, orientado al requerimiento de formar una competencia básica en el mundo contemporáneo, referida a aprender a expresar
el pensamiento de modo escrito. La autora denota lo fundamental que resulta el fortalecimiento de esta área para la formación profesional de los individuos y para el estrechamiento del vínculo e interpretación del sujeto con la sociedad que lo rodea.
Randy Saborit Mora nos conduce al fecundo universo de la enseñanza del periodismo de José Martí, a partir de una valoración sobria y fundamentada de los desafíos, aciertos y perspectivas, que se evidenciaron en una experiencia docente y educativa en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, con jóvenes de primer año
de Periodismo.
Taimi Castañeda Rodríguez, Abelardo López Domínguez y Ana María Morales Ferrer reflexionan en torno a la diversidad de concepciones relativas a la asimilación como componente esencial del aprendizaje de la Estadística en la formación del profesional cubano de Cultura Física. El trabajo enfatiza en la importancia del dominio de la estadística para encarar con altas probabilidades de éxito los procesos y acciones imbuidos en el desempeño de los profesionales de la Cultura Física, aspecto no solo atribuible al área de formación de referencia, sino a los diferentes ámbitos
de desarrollo profesional.
Tania Caram León, Mayra Tejuca Martínez, Niuva Ávila Vargas, Danay Díaz Pérez y Geydis Fundora Nevot enfatizan acerca de las diferentes alternativas de introducción del enfoque de género en las carreras de la Universidad de La Habana, a partir del análisis comparativo de las experiencias que al respecto se desarrollaron en los planes de estudio D y E de las carreras Bioquímica y Biología Molecular, Psicología y Sociología, de la Universidad de La Habana.
Ana Isabel Peñate Leiva y Sofía Porro Mendoza profundizan en el tema del derecho a la educación y la educación en derechos humanos de infantes y adolescentes. En este contexto analizan las particularidades de estos grupos poblacionales de alto riesgo social, las condiciones socioeconómicas desfavorables para su desarrollo y el rol de los procesos educativos en este ámbito. Se fundamenta la participación en el proceso formativo, como la vía fundamental para prevenir situaciones de desventaja, exclusión, marginación e inequidad.
Lino Tomás Borroto López reflexiona acerca de las relaciones en tiempos de globalización entre la identidad, la escuela y la familia. Sobre esta base se fundamenta la educación para la identidad cultural como estrategia de respuesta a la llamada cultura de masas que ha cobrado auge a partir del siglo xx. En este contexto se enfatiza en la labor docente de la escuela de enseñanza general, como importante ámbito de concreción de la estrategia de referencia.
Haens Beltrán Alonso y Jency Niurka Mendoza Otero presentan un acercamiento sociohistórico al surgimiento y desarrollo de la educación superior privada en la Cuba prerrevolucionaria y su impronta en la formación profesional, para el que se apoyan en un estudio de caso relacionado con la Universidad Nacional Masónica José Martí.
Yiglén Salazar Cisneros desarrolla el tema de la relación escuela y comunidad y los desafíos de la participación en este contexto. Refrenda y fundamenta la concepción de las instituciones escolares, como centros de la comunidad, encargadas de organizar su labor educativa y actuar como centros abiertos al medio donde se encuentran enclavadas. En este escenario los niños han de ser los principales beneficiarios de los sistemas de influencia educativa y, como tal, sujetos activos de aprendizaje.
Danay Díaz Pérez nos introduce al complejo mundo de los niños y niñas inmigrantes, y los desafíos para la equidad en el contexto escolar cubano. Aborda un tema sensible y muy necesario para la sociedad cubana, concerniente al impacto de la inmigración y sus particularidades en el ámbito de la escuela. Devela, además, las inequidades sociales en el contexto escolar, a partir de la condición de migrante de los estudiantes, como punto de partida para actuar y proponer políticas educativas más inclusivas.
Yisel Rivero Baxter y Succel Pardini González llaman la atención acerca de la educación y las desigualdades sociales. Sobre esta base fundamentan las claves para su comprensión en el contexto cubano. La aproximación a este tópico coadyuva al desarrollo de una visión integral y contextualizada de la desigualdad y la educación en Cuba, cuestión fundamental para subvertir las brechas presentes hoy.
Nancy Yolanda González Domínguez y Maikel Carnero Sánchez nos muestran el fascinante universo lúdico en el escenario de la educación superior. Sus estudios demuestran la trascendencia de la lúdica, más allá de las situaciones de juego, a tono con su consideración como herramienta para la educación, generatriz de ambientes favorables en términos de comunicación e intercambio, y garante de la formación integral de los sujetos en formación.
Liliana Rodríguez Alarcón y Mayra Tejuca Martínez profundizan en el tema del abandono estudiantil en la Universidad de La Habana: un análisis desde las carreras de Matemática, Economía y Letras en el curso 2017-2018. El trabajo brinda un análisis de la composición sociodemográfica de los estudiantes que abandonaron, resume las características de
estos abandonos y profundiza en aspectos relacionados con la orientación profesional y las características del acceso a la educación superior de dichos jóvenes. Además, enfatiza en la perspectiva estudiantil en relación con la decisión de abandonar.
Marta Rosa Muñoz Campos y María Isabel Romero Sarduy nos transportan al cosmos relacional sociedad-naturaleza y a la participación comunitaria en los procesos de educación ambiental. En este ámbito legitiman el requerimiento de un nuevo paradigma de desarrollo sostenible, de procesos educativos emancipatorios y de una gestión educativa y ambiental participativa. Ello conlleva a la incorporación de la perspectiva ambiental en las estrategias de desarrollo local, con participación comunitaria, en aras del involucramiento consciente, propositivo y perdurable de los actores sociales.
Yulexis Almeida Junco desarrolla el tema de la equidad y el acceso a la educación superior en Cuba como desafío permanente. La autora centra el análisis en el sistema de ingreso, a partir de las modificaciones implementadas
en el Curso por Encuentros (CPE) desde el 2016, al considerarla la alternativa vigente más flexible y que ofrece mayores oportunidades a sectores sociales con menos presencia histórica en el contexto universitario.
Desde tales presupuestos se valoran los procesos de inclusión a través de esta fuente de ingreso y se precisan algunos de los principales desafíos que enfrenta la universidad cubana en materia de equidad en el acceso a la educación superior.
Como es posible advertir no exageraba cuando afirmaba que estamos en presencia de una obra necesaria para la comprensión y el desarrollo de la educación en Cuba. Un texto escrito por manos fecundas, mentes brillantes y almas nobles, que no persiguen más interés que poner a disposición de los lectores, un volumen ilustrativo de lo hecho y lo que nos falta por hacer en aras de salvaguardar el alma de nuestra educación.
Este es un libro que, si deciden entrar en sus páginas, los atrapará irremisiblemente, porque es sincero, hecho desde la verdad, basado en las experiencias de la realidad cotidiana, curtida con el herramental de las ciencias. Es una obra pensada desde el espíritu de los humildes, de los agradecidos, de los que piensan y actúan como país: un libro
honesto.
Sea este un reconocimiento a sus autores por lograr tanto en un lenguaje diáfano, comprensible, al alcance de todos. Por no admitir más bridas que sus propias limitaciones, por no quedarse en el confortable rinconcito de la contemplación, por entender que señalar es justo, pero dar pautas para el mejoramiento es digno. Gracias y felicitaciones a todos.


La Habana, 22 de enero del 2021
Amauris Laurencio Leyva
CEPES. Universidad de La Habana, Cuba

Deja una respuesta