Dimensión Racial de la Equidad – Tercera Parte

La dimensión racial de la equidad. Retos para los proyectos de desarrollo local.

Geydis Elena Fundora Nevot – FLACSO-Cuba

María del Carmen Zabala – FLACSO-Cuba

Resumen

El logro de mayores niveles de integración social y bienestar humano para la población afrodescendiente es una cuestión de alta  relevancia social, ética y humana, que requiere de propuestas orientadas al alcance de mayor equidad y justicia social y a la disminución de las desigualdades que aún persisten, asociadas a procesos de exclusión y  discrimina­ción étnico-racial que afectan a esta población. En el marco del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, estos temas de justicia y desarrollo se han hecho más explícitos. ¿Cómo los proyectos de desarrollo local y los actores que participan en ellos desde diferentes roles, incorporan el enfoque de equidad en la dimensión étnico-racial?, es el eje de discusión de este trabajo que busca problematizar concepciones y prácticas sociales en la sociedad cubana actual.

Viene de Dimensión Racial de la Equidad – Segunda Parte

  • Las vivencias colocadas en el contexto nacional e internacional 

A nivel macro, los protagonistas de los proyectos de desarrollo local identifican sucesos que han marcado su visión de las desigualdades raciales y las propuestas para su transformación.

Como sucesos internacionales negativos que han movilizado su conciencia racial reconocen las expresiones de racismo en EE.UU (41,18%); la crisis migratoria y la respuesta de gran parte de la comunidad europea con la política de cierre de fronteras (11,76%); las prácticas nocivas a la salud en mujeres negras de África  como la ablación (11,76%); y el asesinato de líderes antirracistas como Martin Luther King. En cuanto al papel de los medios de comunicación, se critica la influencia de la industria cultural con filmes y telenovelas que abordan a veces de forma irresponsable de la cuestión racial.

En el caso del contexto nacional también refieren los estereotipos en la televisión cubana con anuncios donde la violencia se representa por parte de personas negras (17,65%).  La narración de una participante devela la reproducción de la discriminación de varios de los actores que forman parte del sistema de medios de comunicación.

Nosotros fuimos a Telecubanacán, al programa “Otra vez en casa”, y cuando ella empieza a hablar le dice: yo lo creía con otro fenotipo, lo creía negro, viejo y, ¿qué le responde él? “Yo lo llevo en la sangre,  no me importa el color de la piel. El amor que siento por la rumba, no importa cómo sea”. Entonces, ahí uno se da cuenta que, hasta en los mismos medios, las personas cuando se refieren al tema no se dan cuenta de la manera en que lo dicen.

Fuente: Testimonio de mujer, negra, joven de Sagua La Grande, Villa Clara. Relatoría del Taller Transversalización del enfoque de equidad: la dimensión racial. Septiembre de 2015

Esta narración es una muestra más que argumenta la reflexión sistematizada sobre el abordaje del tema en los medios de comunicación, que refiere Esteban Morales en su texto “Factores para una solución de la problemática racial en Cuba”.

Los medios no asumen el tema con sistematicidad; son pocos consecuentes al tratarlo y muy interesados en soslayarlo. La prensa plana diaria casi nunca lo trata. La televisión solo recientemente ha comenzado a tratar de incluir matices en sus programas. Solo la radio lo asume con cierta asiduidad. El cine lo ha tratado, aunque poco. Todo lo cual genera una ausencia del encuentro sistemático que debiera tener el ciudadano con el tema. Pues los medios no contribuyen a su divulgación ni debate. Peor aún, cuando en un programa televisivo no hay representatividad racial, es casi imposible pedir las actitudes sociales necesarias de los que no se ven representados. Porque la imagen televisiva está muy ligada al problema de los paradigmas. Las personas necesitan verse representadas, pues lo contrario es una de las tantas formas de invisibilizarlas. (Morales, s.a: 3)

A esta problemática se le añaden, en una lectura del país (trascendiendo lo vivido y percibido en el espacio inmediato de los participantes), los temas de la discriminación laboral con la escasa presencia de negros en centros turísticos y el difícil acceso a puestos de dirección o espacios económicos favorables (11,76%). También se señalan los comportamientos discriminatorios de autoridades punitivas que dan como resultado un elevado número de personas negras en instituciones penitenciarias y la vivencia de la sanción social de ser más interceptados por la Policía Nacional en la solicitud de carne de identificación (17,65%).

También se alude a la conducta de algunos funcionarios, donde se destaca la no aceptación de que hay distinciones raciales en el proyecto social cubano contemporáneo. Una narración compartida en el taller hacen referencia a como las personas viven e interpretan este tipo de acción. Entre las reflexiones sobre su causalidad se develó la poca preparación que a veces puede existir en la población receptora para asimilar decisiones gubernamentales debido al escaso diálogo sobre este tema:

La normalización aquella que ocurre en los años noventa con respecto a la temática racial que se dice que debe haber una cuota en el Partido y órganos de poder de mujeres y negros, creó sentimientos de discriminación, porque cuando usted norma algo, no deja que surja espontáneamente por valores (…) Yo tengo una compañera, profesora de historia, y ella cada vez que salían las personas electas del Comité Central decía: “Déjame ver si hay algún negro. ¡Ay qué bueno que está Lazo!”. Porque ya en su mente estaba buscar la presencia de negros.

Fuente: Testimonio de mujer, blanca, adulta de Jagüey Grande, Matanzas. Relatoría del Taller Transversalización del enfoque de equidad: la dimensión racial. Septiembre de 2015

 Pero también se identifican acciones inspiradoras para el cambio a favor de la equidad racial. A nivel normativo, el 23,53% de los participantes destacó el haberse acercado con más profundidad a las legislaciones cubanas (Constitución de la República, Acta del 2009 en contra del racismo).  A nivel político-institucional se señalan la visita del Papa a Cuba y a Estados Unidos y sus alocuciones (35,29%); la celebración del Día de la Raza y las sesiones en la ONU en el 2015. Ello reivindica la utilidad que también tienen estos espacios formales para la sensibilización y formación de las personas, debido a su nivel de legitimidad.

A nivel mediático, se hizo alusión al reconocimiento de la equidad racial desde algunos medios del contexto nacional. Lo argumentan con ejemplos como los documentales del  Proyecto Paloma y la cobertura audiovisual de la Fiesta del Caribe. También se identifican las declaraciones públicas a favor de la mujer negra, y la existencia de programas de instituciones a favor del tema.

A nivel de acción popular -aunque en ocasiones también integrando actores institucionales más formales- se encuentran sucesos internacionales como el funeral de Nelson Mandela, el movimiento afro descendiente de Colombia, las manifestaciones de la población en Washington y la Marcha Mundial de Mujeres.

  1. Retos del enfoque de equidad racial para el trabajo futuro 

Las reflexiones que tuvieron lugar entre actores del desarrollo local develaron la persistencia de prejuicios raciales en la sociedad, y en algunos casos, una solapada discriminación racial; la existencia de brechas por color de la piel asociadas a las condiciones económicas, culturales, de hábitat; así como la existencia de disímiles problemas sociales como violencia, desvinculación laboral, delito y adicciones; la relación entre territorios con mayor presencia de población negra, con el deterioro de las condiciones de vida, pobreza y la discriminación sociocultural.

En las perspectivas de trabajo de varios de estos actores, el ámbito local comunitario no emerge espontáneamente como un espacio posible para modificar las brechas de equidad raciales existentes, pues se coloca el énfasis en las políticas económicas y sociales, en particular en la propuesta de políticas focalizadas, específicas. Se reconocen como debilidades en los proyectos comunitarios:

En los diagnósticos

Insuficiente profundización de esta dimensión en los diagnósticos por:

  • Falta de instrumentos más finos que permitan identificar diferencias entre los grupos raciales.
  • Limitada incorporación de la población negra a los procesos de diagnóstico
  • La equidad racial como variable no está lo suficientemente  operacionalizada de forma intencional y cuenta con indicadores muy limitados.
  • No se tiene en cuenta vulnerabilidades sociales como la discriminación racial debido a la escasa concientización de los actores comunitarios en el tema.

Procesos de negociación

  • Falta de diagnósticos más precisos y propuestas de acciones afirmativas en la estrategia de desarrollo municipal.
  • Actores sociales resistentes a la incorporación a procesos participativos para la gestión pública.

Formación

  • En los proyectos no existe una formación dedicada específicamente al tema racial.
  • Falta de énfasis en el tema de la equidad racial o poca profundización en el mismo.

Acciones demostrativas

  • Insuficientes recursos para acciones afirmativas que trabajen en la reducción de brechas de equidad racial en varios territorios.
  • Falta de incorporación de la población negra a las acciones demostrativas

Como retos para la transformación en el ámbito local de estas inequidades se consideran esenciales: la sensibilización, por la escasa sensibilidad al tema racial en la vida cotidiana, respecto a su manifestación en ámbitos exógenos; la formación, por el insuficiente conocimiento de los propios gestores de proyectos -incluso sus propios prejuicios; en los proyectos, la inclusión de objetivos explícitos relativos a equidad racial, re-definición de los grupos de beneficiario/as, análisis interseccional de las problemáticas atendidas y las categorías de beneficiario/as.

  1. Conclusiones 

FLACSO participa en proyectos de formación en participación, equidad y desarrollo local junto a otras organizaciones de la sociedad civil cubana. Como parte del mismo, en base a los diagnósticos de la situación de equidad en diferentes territorios, se desarrollan proyectos locales que pretenden favorecer la equidad social.

Las brechas más identificadas han sido: género, territorio y etarias. Las brechas por color de la piel han resultado ser de las menos identificadas. Son más visibilizadas justamente en aquellos espacios con mayor porcentaje de población con color de la piel negra o mestiza. En otros territorios se tiende a argumentar la inexistencia de tal problemática por la baja proporción de esta población.

 

Algunas explicaciones a tal situación podrían ser los vacíos de formación general en este tema; las resistencias para el análisis de estos problemas; así como el hecho de que los propios proyectos no enfatizan esta dimensión de análisis de la equidad. Por ello se consideró pertinente realizar talleres con el propósito de sensibilizar y profundizar en esta temática. No obstante, esta no es una labor concluida. Se requiere continuar innovando en contenidos, diseños metodológicos, materiales de trabajo y formas de convocatoria, entre otros aspectos. Las brechas por color de la piel, desde una perspectiva analítica interseccional es un camino en el que falta mucho por transitar.

 

Estos espacios formativos han brindado la posibilidad de materializar el diálogo de saberes con un enfoque transdisciplinar, acortando la criticada brecha entre el discurso académico, y el sentir y saber –no necesariamente desde la óptica científica- de otras personas que habitan los tantos espacios del archipiélago.

La triangulación, no solo de metodologías, métodos y técnicas; sino también de tipos de actores educadores-educandos, con sus concepciones personales y aquellas que construyen de forma colectiva, permite seguir aportando pistas al complejo mapa de la problemática racial en Cuba. Con claridad de los alcances de este tipo de investigación-acción que no se propone representatividad demográfica o territorial, y donde el conocimiento de los niveles micro y meso-social prevalece sobre lecturas más generales, existe el compromiso de profundizar no solo en diagnósticos enfocados en problemas; sino también mapear nuevos actores y experiencias de trabajo local exitoso en el tema de la racialidad, que sirvan de referencia para complementar los resultados históricos alcanzados por las políticas económicas y sociales del proceso revolucionario cubano.

Ello cambia nuestras condiciones de entrada al Decenio de los afrodescendientes con agendas institucionales estructuradas; pero también propuestas de proyectos locales y comunitarios que captan la esencia de la diversidad cultural y socio-espacial, y le dan coherencia al proyecto de socialismo participativo y multiactoral, cuya sostenibilidad debe ser un compromiso de trabajo colectivo.

 

  1. Bibliografía
  • Collins, Patricia Hill. 2009 [1990]. Black Feminist Thought. Knowledge, consciousness and the politics of empowerment. London: Routledge.
  • De la Fuente, A. Tengo una raza oscura y discriminada. El movimiento afrocubano hacia un programa consensuado. En: revista Nueva Sociedad No 242, noviembre-diciembre de 2012, ISSN: 0251-3552, <www.nuso.org>
  • Díaz, D. y V. Hidalgo. (2015) Procesamiento de instrumentos. Memorias del Taller Transversalización del enfoque de equidad: la dimensión racial.
  • Esguerra, Camila y R. Bello (2013) Enfoque diferencial y perspectiva interseccional (http/prezi.com/d2geod8pohzm/ enfoque-diferencial-y-perspectiva-interseccional)
  • Espina, Rodrigo y Pablo Rodríguez (2003). Raza y desigualdad en la Cuba actual. Informe de investigación. La Habana: Instituto de Antropología.
  • Ferrer, Ada (2002). “Cuba insurgente: raza, nación y revolución, 1868-1898”, en Caminos Revista Cubana de Pensamiento Socioteológico, Nº 24-25.
  • Guanche, Jesús (1996). “Etnicidad y racialidad en la Cuba actual”, en Temas, Nº 7, julio-septiembre.
  • Martínez Heredia, Fernando (2002). “La cuestión racial en Cuba y este número de Caminos”, en Caminos. Revista Cubana de Pensamiento Socioteológico, Nº 24-25.
  • Menéndez, L. Por los people del barrio. En: Nora, C. (comp.)  (2005) Trabajo comunitario: selección de lecturas / comp. Carmen Nora Hernández. — La Habana: Editorial Caminos. Pp 373-384.
  • Morales, E. (s.a) Factores para una solución de la problemática racial en Cuba.
  • ONEI (2012) Censo de Población y Vivienda.
  • Participación, equidad y desarrollo local” y el Proyecto “Gestión innovadora para el desarrollo local con enfoque de equidad”
  • Presentación de síntesis de los diagnósticos de quince proyectos, en Taller metodológico de Participación y Equidad, diciembre 2014.
  • Relatoría del Curso Desarrollo Social y Equidad. (2015)
  • Relatoría del Taller Transversalización del enfoque de equidad: la dimensión racial.
  • Rodrigo Espina, R. (2007) La perspectiva racial en los estudios de equidad. Seminario Internacional “Equity and Social Mobility: Theory and Methodology with Applications to Bolivia, Brazil, Cuba, and South Africa”.PNUD/IPC, Brasilia.
  • Zabala, M. Análisis de la dimensión racial en los procesos de reproducción de la pobreza. El rol de las políticas sociales para favorecer la equidad social en Cuba. En: Zabala, M. (comp.) (2008) Pobreza, exclusión social y discriminación étnico-racial en América Latina y el Caribe. Bogotá: Siglo del Hombre Editores y Clacso, pp. 397-422

 

Facebook Comments

Deja un comentario