MENSAJE A FIDEL

 19-2-2008

Cuando tus manos tuve entre mis manos

sentí pasar la historia cual torrente

de luz. También vi salir de tu frente

el sueño proverbial de los humanos.

De tus ojos brotaron tantos ojos

guardianes de la paz del universo

que convocan al sol, al himno, al verso

a encerrar la maldad con mil cerrojos.

Me pides que te llame compañero

sin tu estrella, tu rombo y tu talante

¡qué grande tu modestia! Yo prefiero

que sigas cabalgando cual andante,

simbólico y eterno justiciero

como siempre lo hiciste, Comandante.

 

Facebook Comments

Deja un comentario