Rostros

Rostros [i]

 

Saber interpretar el conjunto de cosmovisiones y praxis que estructuran el entramado de la cultura y construir, a partir de esa lectura, una auténtica representación de las dinámicas que erigen o estructuran el campo cultural, han sido aspectos esenciales en la obra fotográfica de Waldo Regüeiferos. Si la trascendencia en el marco de la producción artística puede asociarse con el nexo entre acertadas interpretaciones de la cultura y una representación original de esta última, entonces, adjudicarle trascendencia a un objeto o práctica artística específica nos exige tomar en consideración criterios sobre qué caracteriza a lo trascendente, dónde se le encuentra y quiénes lo definen.

Waldo Regüeiferos parece haber encontrado respuestas que le harán trascender, por su capacidad para captar los sentidos y esencias de la vida humana, tanto en el plano conceptual como en el ideo-estético. Sus exploraciones en las dimensiones y significados de la existencia misma, unidas a su habilidad en el ámbito de lo visual, le han permitido atrapar ángulos de la realidad de interesante perfil antropológico y valioso rigor plástico.

La inocencia, el amor, la felicidad, la tristeza, la fe, la espera, el cansancio, la experiencia y el transcurrir de los años, son algunas de las motivaciones de las piezas que integran la exposición Rostros. Waldo se apropia, en la mayoría de los casos, de los poderes expresivos de la fisonomía humana. A partir de una variedad de rostros persigue los astros y señales de la vida, profundiza en los contextos, sectores sociales, estados mentales o creencias de las personas que encuentra a su paso.

La obra “Niña”,deviene interesante punto de partida para la exégesis del discurso visual del autor. En una primera mirada, la pieza tal vez nos remita a la fotografía de Alberto Korda titulada “La niña de la muñeca de palo”, aspecto que en Waldo no se encuentra conectado a sus motivaciones conceptuales sino a la disposición de la modelo en el plano y, en buena medida, a su profundidad psicológica. Su composición , al igual que la del artista señalado, explota símbolos faciales de la curiosidad. El autor capta la mirada detenida y, si se quiere,un tanto escéptica de la niña hacia él. Más allá del atuendo, que remite a manifestaciones culturales deudoras del legado africano, esta imagen aboga por representar a la curiosidad, a la exploración del otro.

“Niñas I” y “Niñas II”, así como “Nuevas nociones de lo fotográfico”, son obras que se acercan a la felicidad, el saber, el comienzo…Las dos primeras apuestan por la pose, que dialoga con la lente  –o el artista – que intenta atrapar, con éxito, la energía de los primeros años. La tercera, se traslada de manera explícita al terreno de lo lúdico: es el retrato de una niña que juega con un rollo fotográfico.

Por otra parte, “Cuba”y “Paseo” encierran conexiones intergeneracionales. Una discursa en torno a la reproducción y transmisión de hábitos, marcados en esta ocasión por el desenfado y la creciente vulgarización lo cotidiano. La otra es una presentación de dinámicas culturales heredadas que se corresponden con una respuesta popular ante la escasez de recursos, pero también entraña una actitud ante dicha escasez, que es aprendida de generación en generación.

“Manisera”, “Cafetalera” y “El filósofo”son trabajos fotográficos que sobrepasan lo correcto o lo bien logrado. Cada una de ellas evoca nociones del sacrificio, la persistencia e inclusive la sobrevivencia pero, cada una de ellas es, sobre todo, una construcción visual de expectativas, resultados, o metas. “Manisera” convoca a la seguridad del andar cotidiano, el afrontar la vida dura tal y como es. “Cafetalera” nos remite a la experiencia, la constancia que se gana conel paso de los años. “El filósofo” es una imagen de la reflexión, la sabiduría, y también la tristeza. En cada una de estas piezas habitan además los sentidos y esencias que han hecho, de este joven autor, un artista.

[i]Exposición personal de Waldo Regüeiferos,inaugurada el 21 de abril de 2016 en la Casa del Joven Creador de Santiago de Cuba.

Facebook Comments

One thought on “Rostros

Deja un comentario